conversación

Caracas, viernes 06 de noviembre, 1998
Cultura
Hasta el 15 de noviembre se presenta en el Ateneo el Teatro del Contrajuego
Al rescate del QuijoteUNA CONVERSACION, realizada poco tiempo después de haber comenzado el proceso de montaje, presenta a este creador francés amante del trabajo con las máscarasJuan José MartínEspecial para El UniversalCaracas.- No será fácil olvidar a Ahmed, philosophe, montaje con el que Didier Galas vino por primera vez a Venezuela en junio de 1997, en el marco del Festival Internacional de Teatro. El actor francés, de 32 años, especializado en el trabajo con máscaras, volvió dos meses después a dictar un taller sobre las máscaras de la commedia dell’arte. En ese momento se planteó la posibilidad de realizar aqui una adaptación del Quijote, su primer trabajo como director. Ficción Quijote, producción del Teatro del Contrajuego, es hoy una realidad y se puede disfrutar en la Sala de Conciertos del Ateneo de Caracas hasta el domingo 15 de noviembre.

_Antes de venir nuevamente a Venezuela estuvo en Japón y en China. ¿Cómo fue esa experiencia?

_Lo que me lleva a Japón y a China es el instinto, yo siento que es mi camino. Hay una tradición en China y en Japón de la actuación, una tradición real de siglos, y me interesa mucho porque los actores tienen una manera de trabajar de la que puedes aprender muchas cosas.

_¿No le interesan los caminos occidentales de la actuación?

_La diferencia es que la tradición que me interesa es la de la máscara, que es mi guía. La máscara en Europa es la commedia dell’arte, una tradición que se cayó; es posible ver commedia dell’arte en Europa, pero mala. La tradición de los japoneses es muy real, de padres a hijos, con máscaras que tienen muchos siglos.

_¿Qué aspectos tomó de la novela de Cervantes para el montaje?

_Lo que yo vi es que el personaje es real para todos, Don Quijote existe para todos. Mucha gente tiene una idea de Don Quijote que no tiene nada que ver con la verdadera identidad o la verdadera historia. Mucha gente no conoce la obra. Pero ahora Don Quijote pertenece a cada ser humano, y es la idea que me gusta, que Don Quijote pueda tener muchas identidades y que sea más fuerte que la obra.

_¿Mezcla el lenguaje de la novela con el cotidiano?

_Hay muchas maneras de utilizar el texto: improvisaciones teniendo sólo una idea del texto, improvisaciones con el texto mismo, improvisaciones sobre la experiencia de la vida cotidiana mezcladas con el texto, que está como una voz en off, afuera. Lo que yo quiero no es contar la historia. Para la historia necesitaríamos diez horas, y pienso que no es interesante. Tampoco se trata de pequeñas escenas. Yo prefiero una narración vertical, más caótica.

_Entonces, ¿cómo se estructura el espectáculo?

_Que sucedan muchas cosas en un tiempo muy corto. Lo que más me interesa es que hay muchos niveles de ficciones. Hay la ficción de Quijote, la ficción de Sancho, la mezcla de la verdad y la mentira, eso me gusta porque el trabajo del actor es el trabajo del Quijote, es la mentira que hace al actor. En realidad, con dos Quijote estamos hablando del teatro. Don Quijote quería cambiar el mundo y no lo logró, lo que sucede en las mil doscientas páginas de la novela es la muerte de Don Quijote, esa es la acción real, todo lo demás es mentira, es realmente un fracaso. Pero Cervantes logró cambiar la literatura mundial con Don Quijote. Lo interesante es que después de unos siglos, don Quijote, la imagen del personaje es más fuerte que la del escritor. Entonces el Quijote se volvió algo real, lo ves en el lenguaje cotidiano. El Quijote era una mentira, ahora realmente es un caballero andante. Queremos el foco más en el personaje, antes que contar en la historia.

_¿Por qué decidió hacer este montaje en Venezuela?

_La relación con los actores venezolanos, que es muy fuerte, su voluntad de hacer el trabajo con el cuerpo y las máscaras, la energía que yo siento y que me gusta. Y luego… Don Quijote quiere cambiar el mundo con una energía muy fuerte. Cuando él ve el mundo, que es feo, dice que es muy lindo. El mundo de Venezuela es muy difícil. Para mí el Quijote es la esperanza, fuerza para cambiar. El montaje no tiene mensaje, pero sí esa energía.

Obra : Ficción Quijote

Director : Didier Galas

Grupo : Teatro del Contrajuego

Estreno : 12 de noviembre 1998


Publicités